Un poco de perspectiva y ganas de escribir sobre Cataluña

 

Tres días después de mi llegada a Bergen conocí a mi vecina Dada. Ella no era una estudiante erasmus, algo bastante raro en Fantoft, la residencia donde vivimos 3000 jóvenes de 200 nacionalidades distintas aquel año. Dada era 10 años mayor que cualquiera de nosotros, una mujer fuerte y divertida, que hablaba muy claro.

Recuerdo el momento exacto en que la conocí. Yo estaba en la cocina y escuché una canción del grupo “chambao” que salía de una habitación del pasillo que yo suponía deshabitada. “Nuevo vecino español” pensé. No me hacía mucha gracia, dado que en mi pasillo ya había tres españoles, y eso podía distraerme de mi objetivo de aprender inglés en mi estancia en Noruega. No acerté con la nacionalidad. “Yo nací en un país que ya no existe”.

Yugoslavia. Siendo adolescente Dada huyó de Bosnia a Montenegro. Allí se hizo con su profesión de dentista, pero tuvo el valor de abandonar su país, ya dividido, para volver a estudiar su carrera en otro idioma, supongo que con la intención de conseguir una mayor calidad de vida. Admiro su valor, se que yo también viviría mejor si me atreviera a hacer eso hoy en día, con la edad que tenía ella en aquel entonces. 

Sigo pensando hoy en día que irme de erasmus es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. No es porque gracias a esta beca hablo bien inglés, ni por la fiesta. De hecho yo estudié más (y salí menos) estando de erasmus que cualquier otro año de la carrera. Creo que salir de tu país te da mucha perspectiva. Y no solo por conocer realidades de diferentes países. También puedes aprender mucho sobre tu propio país.

Conocí a muchos catalanes en Noruega. Recuerdo con especial cariño a Carol, mi compañera de clase de orgánica, a Edu, mi compañero de pasillo que una vez me dejó cincuenta notas juntas en la puerta porque sabía que me encantaba. Y también recuerdo bien a Mikal, catalán, residente en Canarias de madre italiana que hablaba perfectamente catalán, castellano, italiano, francés e inglés. Envidia es poco.

Yo estaba en Bergen el día en que Pepu llevó a la selección a ganar la medalla de oro en el mundial de Japón. El baloncesto es mi deporte, y el estudiantes mi equipo. Ver ganar el mundial a un grupo con tanta representación de la cantera del Ramiro fue uno de los momentos cumbre en mi vida como espectadora.

Salí de Fantonft con una bandera atada al cuello y me crucé a Mikal. Le conté que íbamos a la fuente del centro de la ciudad y me dijo algo así como “Desde que vivo en Canarias estoy empezando a entender que no usáis la bandera como instrumento de represión a los catalanes”. Me quedé bastante a cuadros. Jamás había pensado que celebrar una victoria con una bandera pudiera ofender a nadie. Tengo que decir que esta conversación fue en un tono totalmente amigable, realmente él quería decirme que viviendo fuera de Cataluña estaba cambiando su percepción, y yo realmente empecé a cambiar mi percepción del problema catalán en ese momento. También tengo que decir que no me veo hoy en día atándome una bandera al cuello.

mundial 007

Sí, además del paraguas iba en chanclas… Ya me conocéis.

Recuerdo otra conversación con Mikal. Carol y yo estábamos haciendo los ejercicios de orgánica y más de una vez me preguntó como se formulaba algún compuesto en castellano. Yo, ignorante, pensé “pues, si para traducir al inglés la formulación el catalán es un problema, que absurdo que les enseñen a formular en catalán, para ellos es una barrera”. Hablando de esto con Mikal me dijo algo así: “Si dejamos de usar nuestra lengua en cualquier aspecto, ya sea en la rama de la química o en cualquier otro, la lengua moriría en ese área, y por lo tanto sería incompleta”. Me dejó sin palabras.

Otra de las cosas que no olvidaré fue la que liamos en el día de la hispanidad. Organizamos una fiesta bastante multitudinaria y Juancho estuvo cocinando dos días platos típicos. Recuerdo que Carol me dijo que se iban al centro con unas amigas “porque no les apetecía”. Y de verdad me lo dijo con todo el cariño del mundo y buscando comprensión. Yo pensaba “coño, pues si yo fui el otro día a la fiesta que hicieron los mexicanos sin ser mexicana, solo es una fiesta”. Pero la realidad es que las cosas no son tan fáciles. A esa fiesta solo asistió un catalán, Edu, al que al parecer el tema del independentismo se la refanflinfaba bastante. De Edu recuerdo la receta del arroz a la cubana (que le escribí yo a él), el día que casi tiramos la ventana por la ventana, y sobre todo el concurso de comer pasta en el que tuve el orgullo de ser la única representante femenina.

No quiero dar a entender ni por asomo que yo entienda el conflicto catalán mejor que cualquiera. He estado en Barcelona dos veces en mi vida y conozco Gerona solo a través de la trilogía de Gironella. Pero sí quería decir que todos aquellos compañeros de aventuras me trataron siempre con cariño y respeto, y si alguna vez debatimos lo hicimos tranquilamente y escuchando. 

DIGITAL CAMERA

No encuentro foto con Carol, Edu o Mikal. Si me leen y se ofrecen yo quitaré esta otra.

Respecto a lo que está pasando en Cataluña hoy, quiero recordar que hubo una oportunidad de gobierno con una coalición de izquierdas que se evitó de una forma escandalosa, precisamente por miedo a tener que pactar un referéndum en Cataluña. Si Felipe González y Susana fueron capaces de liar la que liaron con tal de no enfrentarse a esa posiblidad… ¿De verdad alguien pensaba que el PP sí iba a hacerlo? ¿Es justo exigirle diálogo a Rajoy cuando “la izquierda” hizo un ridículo espantoso con tal de no planteárselo si quiera? Si quieres diálogo, haz una moción de censura y dialoga tú, que puedes. Y si no ten el valor de apoyar las decisiones del gobierno. Todo lo demás es ser un cobarde con avaricia. 

Supongo que todos hemos jugado a ser Rajoy esta semana. “Yo pondría todo mi esfuerzo en suspender la ley del referéndum y la de transitoriedad, y detendría a los responsables, pero no cargaría sobre la gente…”. Estoy segura de que tiene una papeleta que no le desearía a mi peor enemigo. Cierto es también que la viene viendo venir de lejos, y que se ha tragado el anzuelo entero, y que el domingo pasamos todos un bochorno espantoso.

Yo soy independentista a mi manera. Soy almeriense y no me siento andaluza. No solo porque no tenemos gracia o porque no compartimos acento ni folclore. Es que Almería ha conseguido hacer de su agricultura un negocio rentable que no depende de subvenciones. Somos una provincia contribuyente, como se puede decir de la comunidad catalana, con dos sutiles diferencias. La primera es que la voluntad de los almerienses no se respetó en el referéndum del estatuto de Andalucía. Aquí una clase de historia de 4 minutos (no os perdáis las durísimas declaraciones de Peces Barba):

La segunda es que a Almería no vuelven nuestros impuestos de ninguna manera. Siete horas de tren nos cuesta llegar a Madrid. Tampoco tenemos autovía con la capital. La autovía de Málaga la han terminado este año, cosa que debió pasar, ¡ojo! en el 92. Y no será porque de aquí no salen cientos trailers a diario. Y del caso que hacen a nuestro problema con el déficit de agua, de la que depende nuestra economía, ni hablamos. Nos sentimos maltratados tanto por la Junta como por el Gobierno central, todo porque no hemos tenido la inteligencia de tener representantes propios en el parlamento que peleen por nuestros intereses como han hecho siempre los catalanes. Tenemos mucho que aprender de ellos.

Estoy segura de que todos hemos hablado sobre Cataluña más de lo soportable estos días, y que hemos tenido el placer de comprobar que tenemos todos más puntos en común que otra cosa. A ver si toman nota los de arriba.

Termino este post y veo que no he dicho gran cosa, puede que solo tuviera ganas de escribir. Pero me gustaría terminar con la idea de la importancia de tomar perspectiva, y decir que para eso hay que ser valiente. Y si la cosa se pone peor, recordad, al universo no le importa NADA lo que hagamos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s